/, Soy caficultor/RANGOS ADECUADOS DE POTASIO PARA EL CAFÉ

RANGOS ADECUADOS DE POTASIO PARA EL CAFÉ

RANGOS ADECUADOS DE POTASIO PARA EL CAFÉ

El K disponible se halla en la solución del suelo y en forma intercambiable en las arcillas y la M.O., la gran mayoría de los suelos tienen menos de 1,0 cmol/kg de K en solución; sin embargo, los rangos adecuados de K en el suelo varían por  la interacción con otros nutrientes, el estado del cultivo (productivo y vegetativo) del café, y se ubica entre los 0,51 y 0,75 cmol/kg.

En Brasil se considera que un valor alto es de 0,81 a 1,2 cmol/kg (medido con el extractante Merlich I), pero es importante anotar que debido a la movilidad intermedia del Potasio en el suelo debido a las aguas lluvias (cantidad, distribución), la densidad del suelo y su compactación, los resultados de los análisis de suelo pueden ser erráticos o de mayor incertidumbre que por ejemplo los del fósforo o el pH, por tanto, es mejor “estar a cubierto” en su interpretación.

La constante para llevar cmol/kg a miligramos de potasio en un kilo (o sea partes por millón) de suelo es 390;

esto significa que si un suelo tiene 0,2 cmol/kg de potasio disponible, corresponden a 78 mg/kg de suelo; éste valor para llevarlo a hectárea se multiplica por dos millones (asumiendo una densidad aparente de 1,0 g/cc y una profundidad efectiva de 20 cm), por tanto son 156 kilos de potasio por hectárea “disponibles” (sobre este punto en el capítulo de análisis de suelos se hará plena claridad, con ejercicios prácticos), de forma tal que dependiendo del análisis de suelo las cantidades de potasio a aplicar varían considerablemente, desde unos 75 kilos hasta los 250 kilos de K por hectárea  (multiplicar por 1,2 para llegar a valores de K2O), siendo este elemento responsable de hasta un 20% de pérdidas en el rendimiento por la ausencia de su aplicación en el plan de fertilización.

 

En el cultivo del café particularmente tiene mucha importancia la relación del Potasio con el Calcio y el Magnesio debido al antagonismo catiónico entre el Potasio con el Calcio, el Magnesio, y el Sodio, encontrando que las mejores respuestas productivas en suelos se dan en suelos con relación Ca/Mg/K cercana a los 6/2,5/0,75. El análisis de esta relación y la importancia de las bases intercambiables en la productividad ameritan un capítulo del curso más adelante.

Al dato anterior hay que sumar algunas consideraciones para una adecuada interpretación del análisis de suelo, por ejemplo, el potasio debe ocupar entre el 4 y el 7% de las bases de cambio (H+,Al+++,Ca++,Mg++,K+ y Na+); de igual forma la relación Mg/K ubicada entre 2-3; donde las relaciones invertidas (más potasio que magnesio) reflejan un déficit de magnesio en el suelo, y para la relación Ca/K entre 6 a 10; otra tendencia proveniente del cultivo de la vid (uvas) recomienda que si la sumatoria de Ca+Mg+K es menor que el contenido de Al es necesario encalar.

SELECCIÓN DE LAS FUENTES DE POTASIO

 

En la década de los sesenta, las recomendaciones generales en Colombia provenían de investigaciones americanas y brasileras, las cuales fueron reproducidas en Colombia especialmente por el CIAT, algunas universidades del país y el ICA, para validar en cierta medida todo el paquete tecnológico de la mal llamada “revolución verde”.

En dicha época se planteó llevar el K a un nivel de 1,2 meq en el suelo, sin embargo los suelos volcánicos (que son la mayoría de los suelos del país) tienen muy baja retención del K y no es viable en la práctica lograr dicho resultado, pues este elemento se va trasladando hacia el agua del suelo hasta desaparecer del complejo de cambio donde es asimilable para el café: apenas tres o cuatro meses después de aplicar hasta una tonelada de potasio, del fertilizante aplicado sólo se encuentra entre el 10 y 20%, es decir, que a mediano plazo no es viable pensar en llegar a “niveles deseados”, este mecanismo solo es viable a corto plazo.

En suelos con muy bajo nivel de potasio, las aplicaciones de nitrógeno en forma de amonio, incluso como sulfato de amonio tienden a desplazar el K por el radical amonio, de allí que esto debe tenerse en cuenta al momento de seleccionar la fuente de fertilizante más apropiada.

En cuanto a la lixiviación (arrastre de nutrientes con las aguas lluvias a los perfiles internos del suelo) del K se ha encontrado que es mayor en el Cloruro de potasio-KCl y el Nitrato de potasio-KNO3 y menor en el sulfato de potasio-K2SO4 (pues su solubilidad es menor que la del KCl), lo cual es de gran importancia como factor de decisión de la fuente de fertilizante en regiones con medianas a altas condiciones de precipitación.

 

Los fertilizantes comerciales de mayor empleo se muestran en la siguiente tabla.

 

Tabla. Fertilizantes potásicos de mayor uso en Colombia

Nota: los residuos orgánicos tienen entre 0,2-2% de K en base seca, aportan entre 2 a 20 kilos de K por tonelada, de allí que son fuente interesante de potasio.

 

En cuanto a la reacción en el suelo, se presenta menor o mayor acidificación temporal según la fuente del fertilizante en relación al ion acompañante, siendo el ion cloruro de potasio más acidificante que el sulfato, por tanto en suelos con mayor pH (mayores de 6,2), se puede usar el cloruro de potasio o como alternativa utilizar el potasio empleando las dos fuentes más comerciales (sulfato y cloruro), tratando de hacer combinaciones donde prime el factor costo por kilogramo de potasio aplicado.

En suelos con déficit de azufre es preferible la fuente de sulfato de potasio (en general suelos con bajos niveles de M.O.), siempre en combinación con el fósforo y el potasio, púes estos actúan de forma complementaria en las reacciones metabólicas de las plantas.

En cuanto a la época de fertilización potásica tenemos un contenido específico, pero por ahora mencionar que “La absorción de potasio es mayor durante el último período de crecimiento del fruto y durante la maduración. Parecería que el potasio tiene relación con la formación de ATP y la síntesis de almidón y proteínas. Esto señala su gran importancia en la recuperación de la planta después de la cosecha y en el aumento de la resistencia de la planta a la sequía durante la estación seca” Carvajal (1985)

BIBLIOGRAFÍA

 

ACOSTA GARCÍA, Daniel Vinicio. Adaptación de dos variedades de café robusta (Coffea canephora) con fuentes diferentes de fertilizantes en el primer año del cultivo. 2017. Tesis de Licenciatura. Quito: UCE.

AGUILAR, R., et al. Resultados de la fertilización potásica en la producción de café. El Café de El Salvador (El Salvador) v. 35 (386) p. 11-24, 1965.

CARVAJAL, F. Potassium nutrition of coffee. by RD Munson. Madison, Wis., ASA-CSSA-SSSA, 1985.

IPNI International Plan Nutrition Institute; Tasistro A, aspectos básicos del manejo del potasio, 2017. En línea: http://mca.ipni.net/ipniweb/region/mca.nsf/0/F6FBE96C86EE413285257DE9004A2506/$FILE/Aspectos%20B%C3%A1sicos%20del%20Manejo%20del%20Potasio.pdf

LAÍNEZ, C., et al. Nutrición de café robusta en la zona de Quevedo.-Ecuador. 1978.

RAMÍREZ, L. G.; J VARGAS, A. L. Efecto de la fertilización potásica en el café sobre la presencia de enfermedades. Noticiero del Café (Costa Rica) v. 11 (96) p. 3-4, 1996.

RAMÍREZ, M.; RAMÍREZ, LG Mora; M JIMÉNEZ ROJAS, E. Producción de café cereza bajo dosis crecientes de potasio. Noticiero del Café (Costa Rica) v. 10 (92) p. 5, 1995.

SERVEERS, F., et al. Efecto del potasio sobre el rendimiento de beneficiado y algunas características del grano de café. Instituto del Café de Costa Rica, San José (Costa Rica). Centro de Investigaciones en Café, 1998.

VARGAS, A. L., et al. Efecto de diferentes niveles de potasio sobre la producción de café y la incidencia de enfermedades. En 18. Simposio Latinoamericano de Caficultura16-19 Set 1997San José (Costa Rica). IICA, San José (Costa Rica). PROMECAFE Instituto del Café de Costa Rica, San José (Costa Rica), 1997.

By |2018-01-05T15:16:43+00:00enero 3rd, 2018|CURSO FERTILIZACION, Soy caficultor|0 Comments