/, Soy caficultor/CONCENTRACIÓN DE ÁCIDOS HÚMICOS Y FÚLVICOS EN DISTINTOS MATERIALES ORGÁNICOS

CONCENTRACIÓN DE ÁCIDOS HÚMICOS Y FÚLVICOS EN DISTINTOS MATERIALES ORGÁNICOS

CONCENTRACIÓN DE ÁCIDOS HÚMICOS Y FÚLVICOS EN DISTINTOS MATERIALES ORGÁNICOS

Es de anotar que se dispone de ácidos húmicos y fúlvicos en el estiércol, el compost y demás materiales de descomposición orgánica ricos en contenido vegetal como se observa en la tabla anexa, sin embargo, hoy es común encontrar productos comerciales con contenidos de los ácidos mencionados obtenidos a partir de productos como la Leonardita o la Bernardita.

 

Tabla. Contenido de ácidos húmicos y fúlvicos de diferentes materiales.

 

Se observa que el nombre “humus” de lombriz no refleja la esencia de dicho producto, pues el contenido en materias húmicas en dicho material es similar al material orgánico que se utiliza para la alimentación de la lombriz y es mejor referirse a él como “lombricompuesto” o “lombrinaza”

Para el caso de la pulpa de café, Pierre et al (2009) encontraron que para pulpa compostada (16 semanas de compostaje, volteada semanalmente), el contenido de AH es de 1,8 el de 0,7 de AF; argumentan que “la prevalencia de AH sobre AF es un indicador de estabilidad en el compost ya que el aumento en el contenido de AH durante el proceso de compostaje está directamente relacionado con el grado de humificación y maduración del producto”; en general, materiales frescos contienen bajos niveles de AH y altos niveles de AF; esto implica que el compostaje representa una alternativa viable para la transformación de la pulpa del café en una enmienda orgánica de calidad; entendiendo el compostaje como el proceso biológico de descomposición de compuestos orgánicos hasta la formación de un producto estable y rico en sustancias húmicas.

 

APLICACIÓN DE SUSTANCIAS HÚMICAS EN LA CAFICULTURA

 

En cultivos comerciales, la aportación al suelo de materias orgánicas inertes, descompuestas o en vías de descomposición con el fin de conseguir material húmico es lo que se entiende por fertilización orgánica y busca por un lado, aumentar la disponibilidad de nutrientes para las plantas (por medio de la quelatación de los mismos por el ácido fúlvico-AF) y mejorar las condiciones de pH, aireación, liberación de nutrientes fijados y aumento de la CIC (por medio del ácido húmico-AH).

Productos con un 100% de ácidos húmicos no se pueden producir comercialmente, como si es el caso de productos con un 100% de ácidos fúlvicos (a partir de productos vegetales ricos en polisacáridos), sin embargo el mejor efecto es debido a su acción conjunta, siendo mayor la concentración de ácidos húmicos en cultivos en levante, mientras que los ácidos fúlvicos predominan en la recomendación para cultivos en la etapa de mayor necesidad de nutrientes en las plantas (crecimiento del fruto), aunque en algunos casos se emplea como “enraizante”.

La dosis del producto cambia de acuerdo a cada producto comercial, de allí la necesidad de asesorarse de un asistente técnico, el cual debe demostrar la bondad económica del producto (beneficios sobre costos), máxime cuando surge una inquietud de que en el suelo las cantidades de sustancias húmicas alcanzan valores muy altos (toneladas, pues son al menos el 60% de la M.O del suelo); por ende las aplicaciones de pequeñas cantidades de productos comerciales, como es el caso de 5, 10 o 20 litros por hectárea, no alcanzarían a tener un efecto contundente en el suelo y por consiguiente en el cultivo; esto quizás se podría mejorar un poco con la localización del producto en la zona directa de crecimiento de las raíces.

Singh (2002) manifiesta que productos con ácidos fúlvicos se pueden emplear foliarmente y recomienda mantener una concentración entre 150-300 mg por litro en las soluciones nutritivas; sin embargo como la calidad del insumo varía según la fuente de extracción los resultados agronómicos son también muy variables; el mismo autor argumenta que investigaciones hechas en Costa Rica desde 1993-2001, indican que la aplicación foliar o al suelo de sustancias húmicas-SH tiene un efecto positivo sobre los cultivos de café.

No obstante lo anterior, cuando el caficultor desee incursionar en la aplicación de productos foliares, se debe consultar al asistente técnico para verificar las experiencias exitosas con dichos  productos en la misma región del caficultor, hacer montaje de micro-parcelas en fincas empresariales y verificar la eventual toxicidad antes de proceder a aplicaciones masivas del producto en un cafetal; ahora bien, si partimos del hecho de que los tres principales beneficios de las sustancias húmicas son el incremento de la CIC del suelo, regular la nutrición vegetal (al mejorar la asimilación de abonos minerales) e incremento de la porosidad del suelo, en principio no sería lo ideal aplicar estos productos al follaje sino al suelo, pues su efecto sería primordialmente como suministro de bajas cantidades de nitrógeno, potasio y azufre (partiendo del hecho que sean asimilables vía foliar).

PRODUCTOS COMERCIALES CON ACIDOS HUMICOS Y FULVICOS

Entre los productos disponibles en el mercado se encuentran productos granulados y líquidos, los primeros son de uso más común en suelos ácidos. Entre las múltiples opciones se tiene:

SINERGIPRON COMPLEX-25: (Agroexport) es una enmienda humico- fulvica, tal vez la más concentrada en Colombia, extraída de la leonardita, y  alcanza un 85% de extracto humico total.  Se aplica en goteo, inyección al suelo o pulverización sobre plantas o al suelo (no compatible con Ca).

Composición garantizada: extracto húmico total 25% (ácidos  Húmicos 22% y ácidos fulvicos 3%), Zn 0,59 gramos por litro; B 0,23; Cu 0,59; Fe 1,19; Mn 0,59. Presentación en 1, 5 y 20 litros.

Dosis: 1-2 litros en 200 litros por goteo o fumigación.

HUMIPLEX: de laboratorios  Walco;

Tiene un contenido de: M.O. total:45%,  Ac. Humicos y fulvicos: 20%; N orgánico: 2,21;  P:0,37%; S:0,3%.  Es obtenido a partir de la leonardita.

DOSIS: 2,5-3,5 L/ha, se aplica para incrementar la CIC del suelo.

HUMIPLANT: de Agrogama, fertilizante orgánico mineral para aplicación al suelo, posee un contenido de Carbono Total Oxidable-CTO de 44 gramos por litro.

Dosis: 1 a 2 litro en 200 litros de agua, aplicándose directamente al suelo o raíz, en cualquier fase del ciclo vegetativo.

En este producto no se habla del contenido de ácido húmico y fúlvico y ofrecen la referencia del Carbono Total Oxidable, concepto similar al de carbono orgánico extraíble (COE), que implica el uso del grado de humificación (GH, que muestra la relación de las fracciones de AH y AF en relación al COE) para conocer el valor cercano de los ácidos, sin embargo en la referencia de etiqueta, este índice tampoco es registrado.

ABORGANICO: de fórmula 5-5-5-6(CaO)-2(MgO)-5(S). Con M.O. al 50%, ácidos húmicos: 25% y ácidos fúlvicos: 15%

TERRA HUMIC: ácidos humicos y fulvicos al 15%, disgrega arcillas en suelos compactados, da adherencia en suelos arenosos y estimula la microflora del suelo.

ENERSOL: se aplica en dosis de 10 a 15 gramos por planta.

TIP DE PRODUCTIVIDAD.

La bondad esgrimida por las casas comerciales cuando se aplican sustancias húmicas se sustenta en el humus es el principal componente de la materia orgánica y con ello hace parte de muchas reacciones químicas que permiten la disponibilidad de nutrientes en el suelo, especialmente como es el caso del fósforo, cobre, zinc, manganeso y magnesio; sin embargo, el caficultor posee una fuente muy importante de sustancias húmicas y es la pulpa compostada sin necesidad de incurrir en la compra de productos comerciales.

En algunas fincas en Colombia, se “acelera” el proceso bioquímico de obtención de “pre-humus”, por medio de productos como BACTHON: por cada cinco toneladas de pulpa de café fresca aplican entre 1 a 1,5 litros de dicho producto diluidos en 20 litros de agua; para facilitar la degradación se debe voltear la pulpa cada 10-15 días y agregar melaza y mucílago de café.

De 5 toneladas de pulpa fresca (80-85% de humedad inicial) se obtienen cerca de tres toneladas de pre-humus (con un 60% de humedad final); de este producto se aplica una libra por cada hoyo al momento de siembra.

Bibliografía

LÓPEZ, Xosé Antón Armesto. El concepto de agricultura ecológica y su idoneidad para fomentar el desarrollo rural sostenible. Boletín de la Asociación de Geógrafos Españoles, 2007, no 43, p. 155-172.

PIERRE, Francis, et al. Evaluación química y biológica de compost de pulpa del café en caspito municipio Andrés Eloy Blanco, estado Lara, Venezuela. Bioagro, 2009, vol. 21, no 2, p. 105-110.

RIECHMANN, Jorge. Tres principios básicos de justicia ambiental. Revista internacional de filosofía política, 2003, vol. 21, p. 103-120.

Romera P. M. Agricultura ecológica; principios básicos. En línea, consultado en: http://canales.hoy.es/canalagro/datos/agricultura_ecologica/agricultura_ecologica13.htm

Porta, J.; López-Acevedo, M. y Roquero, C. : Edafología para la agricultura y

el medio ambiente. 3ª edición, Mundi-Prensa, Madrid, 2003.

SINGH, B. K. Fertilización foliar de cultivos con ácidos húmicos., 2002, p. 101.

SOTO, Gabriela; MUÑOZ, Claudia. Consideraciones teóricas y prácticas sobre el compost, y su empleo en la agricultura orgánica. 2002.

By |2018-02-07T15:55:35+00:00febrero 7th, 2018|CURSO FERTILIZACION, Soy caficultor|0 Comments