/, Soy caficultor/ASPECTOS PRÁCTICOS SOBRE ENCALADO EN FINCAS CAFETERAS

ASPECTOS PRÁCTICOS SOBRE ENCALADO EN FINCAS CAFETERAS

CONSIDERACIONES DE LA APLICACIÓN DE CAL EN ANDISOLES

Los andisoles son suelos derivados de cenizas volcánicas, ampliamente distribuidos en las regiones cafeteras de Colombia, son suelos considerados de fertilidad moderada a baja desde lo químico (con CIC baja), pero de excelente condición física y de alto poder buffer o tampón (resistencia al cambio del pH)

De acuerdo al IPNI, en estos suelos la aplicación de cal afecta más la CICE que el pH, debido a la alta presencia de arcillas como alófana e imogolita, lo cual es aún más pronunciado si hay contenidos altos de M.O. (por la presencia de complejos que forma el humus con los diferentes elementos como el aluminio), que en definitiva conducen a que estos suelos andisoles tengan una  mayor reacción (carga variable) que otro tipo de suelos.

Sin embargo, en los suelos andisoles, debido al grado de meteorización de la materia orgánica hay diferente capacidad buffer entre este tipo de suelo y es conveniente partir de los resultados de investigaciones locales o de la experiencia con el encalado de otros productores en la misma región, para ajustar la cantidad a aplicar obtenida con las fórmulas ya descritas en el contenido del curso.

Es muy importante adelantar ensayos sencillos en fincas empresariales, conducidos por parte del asistente técnico que permitan definir ajustes a las cantidades a aplicar, especialmente en estos suelos andisoles, por ejemplo:

Cuatro tratamientos con diferente dosis de cal (de cero a seis toneladas por hectárea), con tres repeticiones por cada tratamiento; y con un tamaño de cada parcela de 25 metros cuadrados (en total son menos de 400 metros cuadrados por suelo representativo de la finca), este ejercicio se hace desde siembra y se van tomando datos de desarrollo del cultivo, estado en general y finalmente la producción, es importante que para el mejor tratamiento hallado se tome de nuevo un análisis de suelos (del cual ya se tiene un resultado previo) para ir ajustando con el tiempo los mejores valores (este tipo de ejercicios es descrito por Hicks y se puede consultar en mayor detalle en la bibliografía del capítulo)


 ASPECTOS PRÁCTICOS SOBRE APLICACIONES DE CAL EN FINCAS CAFETERAS

La corrección del pH en el suelo hasta llevarlo a niveles óptimos para el cultivo del café es una práctica fundamental para incrementar la productividad

En fincas empresariales, especialmente con suelos andisoles, se debe adelantar ejercicios de ajuste de cantidades de cal, partiendo de ensayos manejados por el asistente técnico particular.

Debido a la temporalidad y área de acción de la práctica del encalado, no se debe sobrepasar la dosis de 2,0 toneladas por hectárea año (esto es máximo 200 gramos de cal con una densidad de 10.000 árboles por hectárea), sin embargo, esa cifra en principio es un valor de “control”, para evitar el sobre encalamiento o ineficiencias económicas y puede ser ajustada.

Una dosis de sostenimiento o mantenimiento del pH ronda los valores de los 500 kilos por hectárea año.

A nivel de campo, además del pH, también el contenido de calcio juega un papel importante en el tema de la decisión o no de encalar, en general no es necesario si los valores de Ca son mayores de 4,2 cmol/kg. Sin embargo, y de acuerdo a Pavan, si la saturación de Al es mayor de 60% es necesario encalar sin importar los niveles de Ca y Mg presentes en el suelo.

Cuando se encala es recomendable esperar dos meses para abonar, también se puede  fertilizar primero y encalar dos meses después, si bien los datos anteriores no son validados en todos los ejercicios de investigación, es prudente separar el momento de la encalada de la fertilización “normal”.

A pH alto, hay déficit de P, Zn, Fe y Mn.  Por lo tanto la encalada debe obedecer únicamente al resultado del análisis del suelo.

Un pH menor de 4,9 indica que una encalada podría reemplazar los efectos benéficos de una fertilización bajo niveles normales de M.O; esto se debe manejar con sumo cuidado y de la mano del asistente técnico comercial o institucional.

La aplicación de cal reduce la toxicidad de Mn y aluminio, de esta forma se estimula el crecimiento radicular y por ende la nutrición de la planta.

En suelos con contenidos altos de Magnesio, la deficiencia de Mg está asociada con el déficit de N, de tal forma que la deficiencia foliar de la primera desaparece con la aplicación de Nitrógeno, sin necesidad de aplicar Cal dolomita u otra fuente de Mg.

Hay incompatibilidad entre la cal y los compuestos amoniacales, tampoco se debe mezclar con otros abonos debido a la diferencia de granulometría y así se evita la segregación.(o sea que la cal quede en el fondo del recipiente empleado para cargar el abono y los abonos granulados queden encima)

El óxido e hidróxido de Calcio reaccionan más rápidamente que el CaCO3, de hecho, la cal hidratada reacciona tan rápidamente en el suelo que puede esterilizar parcialmente el suelo, si se aplica muy cerca del café puede inducir una deficiencia temporal de K debido a la alta disponibilidad de Calcio, en casos extremos puede causar un retraso en el crecimiento de la planta, por tanto es necesario tener cuidado con la dosis de estos materiales y tener la decisión basados en el análisis del suelo.


TIP DE PRODUCTIVIDAD

Para los caficultores empresariales, siempre habremos de recomendar la unión de empresarios para pagar su propio asistente particular (Ingeniero agrónomo de Universidad debidamente reconocida) al estilo de países altamente productivos en instancias agronómicas;

Ahora bien, hablar de tamaños idóneos de áreas de cultivo del café para un asistente particular es complicado debido a las necesidades y problemas específicos que debe atender cada empresario cafetero, se propone inicialmente un contrato de prestación de servicios del orden de 5 salarios mínimos mensuales legales vigentes, para el cubrimiento de 500 hectáreas de cultivo, garantizado que el tamaño de las fincas permita al profesional visitar al menos una vez a la semana o a la quincena cada finca (en otras palabras no más de 5 unidades productivas por asistente técnico), el transporte a cargo de la empresa cafetera y un valor cercano del 30% adicional del valor mensual con carácter de primas o bonificaciones por resultados a ser entregados en la cosecha principal; estos valores son de referencia y desde luego pueden ser ajustados al alza sin afectar el costo unitario de producción.

Estos valores pagados por la asistencia son exiguos: del orden de 7 mil pesos por hectárea al mes, pero garantizan que las medidas agronómicas sean las ideales (no confundir asistente técnico particular con el administrador o con el mayordomo, allí están en buena parte las explicaciones de porqué en unas fincas las decisiones son correctas y en otras no lo son, tampoco confundirlo con el asistente técnico gremial que podrá visitar en el mejor de los casos, dos o tres veces la finca al año, para básicamente programas gremiales y menos para asistencia técnica). Más adelante en el capítulo de administración de la fertilización se compartirán experiencias en este sentido.

BIBLIOGRAFIA

BERTSCH, Floria. Manual para interpretar la fertilidad de los suelos de Costa Rica. Editorial Universidad de Costa Rica, 1987.

CARBALLO, Lorena; MOLINA, Eloy. Caracterización física y química de materiales de encalado en Costa Rica/. bli, 1993, vol. 6, p. 113.

COCHRANE, T. T., et al. An equation for liming acid mineral soils to compensate crop aluminium tolerance. Tropical Agriculture, Trinidad and Tobago, 1980, vol. 57, no 2, p. 133-140.

CHAVES, V. Manejo de la fertilización en café. En 11. Congreso Nacional Agronómico y de Recursos Naturales; 5. Congreso Nacional de Entomología; 4. Congreso Nacional de Fitopatología; 3. Congreso Nacional de Suelos; I. Congreso Nacional de Extensión Agrícola y Forestal, San José (Costa Rica), 19-23 Jul 1999. 1999.

CHAVES ARIAS, Víctor Manuel. Fertilización y encalado del cultivo de café, con base al análisis químico de suelos. Instituto del Café de Costa Rica (ICAFE), San José (Costa Rica), 2012.

ESPINOSA, J.; MOLINA, E. Acidez y encalado de los suelos. INPOFOS. Boletín de Investigación y Educación, 1999, p. 2-12.

HICKS, D. R.; HEUVEL, RM Vanden; FORE, Z. Q. Analysis and practical use of information from on-farm strip trials. Better Crops, 1997, vol. 81, no 3, p. 18-21.

KAMPRATH, E. J., et al. Acidez del suelo y encalado. Boletín, 1973, vol. 4.

MALAVOLTA, Euripedes; YAMADA, T.; GUIDOLIN, J. A. Nutrição e adubação do cafeeiro. Instituto da Potassa & Fosfato: Instituto Internacional da Potassa, 1982.

NÚÑEZ ESCOBAR, Roberto. Efectos de la acidez del suelo sobre la producción de cultivos y su corrección mediante el encalado. 1985.

Ochse J. J. M. J. Soule, M. J. Dijkman y C. Wehlburg. 1974. Cultivos y mejoramiento de plantas tropicales y subtropicales Trad. Blackaller V. A. Ed. Limusa. México D.F.

ORTIZ, Rodolfo; BRAEUNER, Mario; MAC VEAN, Charles. Acidez del suelo como causa del» Mal de Viñas» del café (Coffea arabica L.) en Guatemala: un estudio de invernadero. REVISTA CEIBA, 2012, vol. 37, no 2, p. 291-298.

OSORNO HENAO, Hector, et al. Mitos y realidades de las cales y enmiendas en Colombia. Tesis Doctoral. Universidad Nacional de Colombia, Sede Medellin.

PAVAN, Marcos Antonio, et al. Manejo da acidez do solo. Instituto Agronomico do Paraná, Londrina (Brasil)., 1997.

Piedrahita O, 2009, Corrección de acidez del suelo, disponible en: http://www.nuprec.com/Nuprec_Sp_archivos/Literatura/Acidez%20del%20Suelo/Correcci%C3%B3n%20de%20acidez.pdf

RAIJ, B. van. Fertilidade do solo e adubação. Associaçao Brasileira para Pesquisa da Potassa e do Fosfato, Piracicaba (Brasil), 1991.

RAIJ, B. van; QUAGGIO, José Antonio; CANTARALLA, H. Análise química do solo para fins de fertilidade. En Análise química do solo para fins de fertilidade. Fundação Cargill, 1987

By |2018-01-18T16:13:57+00:00enero 18th, 2018|CURSO FERTILIZACION, Soy caficultor|0 Comments