/, Soy caficultor/APLICACIÓN PRÁCTICA DE MATERIA ORGÁNICA EN CAFETALES.

APLICACIÓN PRÁCTICA DE MATERIA ORGÁNICA EN CAFETALES.

APLICACIÓN PRÁCTICA DE MATERIA ORGÁNICA EN CAFETALES.

 

1. PULPA DE CAFÉ

Una tonelada de pulpa descompuesta equivale en contenido de nutrientes (si la referencia es el nitrógeno) a dos bultos de 25-4-24  o  tres bultos de 17-6-18-2; de acuerdo a esto entre 5 a 15 kilos de pulpa descompuesta aplicadas semestralmente y por planta  reemplazan la fertilización química (dependiendo de la densidad del cultivo y el nivel de nitrógeno a aplicar), sin embargo, en la práctica esto no es viable, y la aplicación de materias orgánicas se deben mirar como parte integral de la fertilización química: ni es complemento ni es sustituto de la fertilización química.

El abonamiento con materia orgánica y fertilizantes químicos conjuntamente potencializa el efecto del fertilizante químico en gran medida, en comparación de aplicar sólo el fertilizante químico, de suma importancia especialmente en suelos pesados, de textura liviana, de deficiente estructura y/o pobres en elementos nutritivos.

De igual forma es de obligatoria conclusión, que si el suelo tiene contenidos medios a altos de M.O. no hay influencia de la aplicación de la aplicación de M.O. al hoyo de siembra y esta práctica en este tipo de suelos sería innecesaria.

La pulpa descompuesta bajo condiciones anaeróbicas (bajo lluvia) tiene nitrificación nula al principio (cuando se aplica en el lote) y sólo se nitrifica normalmente a partir de los 40 días de la aplicación, esto implica que la época ideal para su aplicación es el momento de menor precipitación,

Por el proceso descrito por el CIAO, no es conveniente aplicar pulpa fresca pues su proceso de descomposición demanda alto contenido de O2 del suelo y además se compite por el nitrógeno del suelo con la planta.

2. GALLINAZA

 

Se conoce como gallinaza a la mezcla de estiércol de gallináceas con materiales tales como viruta de madera, aserrín, cascarilla de arroz y otras similares.

La composición común de la gallinaza es de:

N total: 2 a 3%,  P2O5: 1 a 3%,  K2O: 1 a 2%, CaO: 2 a 4% y MgO: 1 a 2%.

Es de aclarar que la mayoría del N total es proteico y no es asimilable rápidamente en el suelo.  Para su incorporación al suelo la gallinaza debe recibir un tratamiento de oxidación que permita la degradación total de la celulosa.  El desprendimiento de energía producido durante este proceso debe haber terminado totalmente para garantizar que el producto final esté libre de residuos nocivos de origen animal (nemátodos, insectos, artrópodos) y vegetal (hongos, bacterias y semillas de arvenses nocivas) ya que una multitud de estos materiales quedan abatidos por el calor durante la descomposición; la probabilidad de supervivencia de cualquier ser vivo se disminuye por encima de los 80 grados centígrados.

A nivel comercial es común encontrar gallinazas con el 20% de humedad y el 80% de M.O.; para que la gallinaza pueda ser rica en nutrientes se debe descomponer en un sitio hermético, allí la materia se mineraliza lentamente y la perdida de materia orgánica y  N (en forma de amoniaco) se reduce al compararlo con montones secos sueltos y muy aireados.

La gallinaza fresca provoca efectos dañinos en el suelo, pues el exceso de carbohidratos frescos (fuentes de energía) estimula el desarrollo de los microorganismos, los cuales como son muy numerosos absorben en sus propias células gran parte del estiércol fresco y la cantidad de N rápidamente disponible para las plantas se reduce considerablemente.

El índice de acidez de una gallinaza fresca es de 90 (se requiere 90 gramos de CaCO3 para neutralizar 100 gramos de gallinaza fresca), que se reduce a medida que la gallinaza se descompone.

Para disminuir los niveles de maleza en los lotes aplicados con gallinaza, ésta no debe tener cascarilla de arroz ya que allí es común encontrar semillas de liendrepuerco, argentina, caminadora, cortadera, etc.

Se concluye que para utilizar gallinaza en la agricultura esta debe ser sometida a un proceso  técnico de oxidación, garantizando así que gran parte del N esté de forma orgánica y se mineralice lentamente.

Existen gallinazas comerciales enriquecidas con fertilizantes minerales como el triple 15, en relación que normalmente es de 3 bultos de gallinaza por 2 del fertilizante químico.

3. OTROS MATERIALES

Para utilizar los diferentes compost como fuente de materia orgánica requerimos saber su índice de humificación, que es la capacidad que tiene un abono orgánico para formar materia orgánica en el suelo (ver cuadro), y el nivel de materia orgánica que deseo incrementar.

En el caso de hortalizas, se aplican valores tan altos como 150 toneladas de compost por hectárea y de esta manera se elevan los costos de producción de forma considerable; es una cantidad alta comparada con las 40 t.ha-1 que normalmente se recomienda aplicar en hortalizas, en café se habla de aplicaciones del orden de 6 a 12 toneladas por hectárea, sin embargo, no hay estudios profundos en el tema, y por tanto es conveniente que el caficultor, haga sus ajustes a nivel de finca.

Cuando se produce compost en la misma empresa o finca, su costo de elaboración es de aproximadamente $50-200 pesos por kilo y cuando se compra a un fabricante, el precio oscila entre $250 a 1.000 pesos por kilo aplicado (dependiendo del material y las condiciones del terreno), sin embargo, sea cual fuere la selección del productor es importante considerar dos aspectos:

  1. El índice de humificación del producto: lo que realmente va a elevar los contenidos de materia orgánica del suelo, a mayor índice de humificación, menor cantidad de materia orgánica a aplicar.

  2. Las tasas de relación del carbono con los nutrientes: la relación carbono / nitrógeno = 10-20, relación carbono / fósforo = 200 y la relación carbono / azufre = 100 es adecuada, si dichas relaciones son mayores hay una inmovilización de nitrógeno, fósforo y azufre durante el proceso de mineralización, causando un bajo aprovechamiento por las plantas de éstos elementos.

Tabla. Capacidad de los abonos orgánicos para formar materia orgánica en el suelo (índice de humificación)

Fuente. http://www.agropuno.gob.pe/

Debido a la alta cantidad de ligninas en las ramas del cafeto, es mayor el coeficiente iso-húmico de este material, del orden de 0,6. esto expresa la importancia de no efectuar quemas en el cafetal con las ramas provenientes de podas del cafeto.

De forma práctica, la tabla anterior es de suma importancia emplearla en el cálculo de las cantidades de M.O. a aplicar para elevar el contenido de M.O en el suelo en el hoyo de siembra, se habla de aumentar cuando menos el 0,5% de M.O. del cafetal en este momento (si la materia orgánica es menor del 7%).


LECTURA COMPLEMENTARIA.

EFECTO DE LA INTERACCION DE LA FERTILIZACION QUIMICA Y ORGANICA SOBRE LA PRODUCCION DE CAFÉ.

 

 Juan José Obando Jiménez

Carlos Fonseca Castro.  Guillermo Ramírez Mora

 

“En los cantones de Puriscal y Pérez Zeledón, de la provincia de San José en Costa Rica, así como en Turrialba de la provincia de Cartago, se encuentran establecidos tres experimentos con el objetivo de evaluar el efecto de la interacción de entre la fertilización química y orgánica (pulpa o broza descompuesta de café) sobre la producción de cafeto.

Se evalúan dos dosis de fertilizante químico de 350 y 700 kg/ha/año de fórmula completa (15-3-22-6-2), aplicado en dos épocas del año, combinado con cuatro niveles de abono orgánico; 0, 2.5, 5.0 y 10.0 toneladas/ha/año aplicados en una sola época; todos los tratamientos reciben una dosis extra de 300 kg/ha de nitrato de amonio.

En Puriscal, en el promedio de cuatro cosechas, la interacción entre tratamientos marca diferencias estadísticas significativas al 3,5% entre ellos, ubicándose en los mejores lugares, los tratamientos altos en broza (pulpa de café), mezclados indistintamente con las dosis de fertilizante químico.

Al separar los efectos no se encuentran diferencias significativas entre los tratamientos con fertilizante químico pero sí entre los niveles de abono orgánico con respecto a la no aplicación del mismo.

En Turrialba en donde se han analizado tres cosechas, se aprecia una tendencia similar a Puriscal, pero  hasta el momento no se marcan diferencias estadísticas.

En Pérez Zeledón, se han analizado igualmente tres cosechas, la interacción no presenta diferencias estadísticas, pero al separar factores, se aprecia una diferencia estadística significativa al 3% a favor de la dosis más alta de fertilizante químico, mientras que para el abono orgánico no existe una clara tendencia.

Mencionan además que: Franco (1958) realizó 9 ensayos regionales en Colombia y comprobó que el compost de pulpa aumentó las cosechas de café en una proporción cercana al 22%, en relación al testigo.  Uribe y Salazar indican que aplicaciones superficiales (sin incorporar) entre 6 y 12 Kilos de pulpa descompuesta, producen rendimientos similares a cafetos que recibieron fertilizante químico.

Los mismos autores mencionan que el poder residual de las aplicaciones de pulpa es a corto plazo en relación con el contenido de nutrientes en el suelo, lo que hace necesario que se aplique todos los años.  Alfaro en Costa Rica (1996) al estudiar la interacción entre niveles de fertilizantes químicos y orgánicos encontró que aplicaciones de 6.5 y 13 Ton/ha de broza descompuesta, no difieren estadísticamente entre sí, pero superan ampliamente en producción al tratamiento sin broza.

Por otra parte al analizar la interacción entre la fertilización orgánica y química, se obtuvo que la adición de broza a cualquiera de los niveles anteriores, incrementa fuertemente la producción en las parcelas que no recibieron fertilizante químico, o en aquellas en que el nivel fue de 500 kg de fertilizante comercial (F.C) por hectárea.

Así mismo en los tratamientos que recibieron 1000 kg/ha de F.C., si bien el uso de broza se incrementó la producción, pero el aumento fue de menor magnitud.”

Bibliografía

Allison, S. D. y J. B. H. Martiny. 2008. Resistance, Resilience, and Redundancy in Microbial Communities. Proceedings of the National Academy of Sciences 105. E.E.U.U. 11512–11519.

ALTIERI, Miguel A.; NICHOLLS, Clara I. Conversión agroecológica de sistemas convencionales de producción: teoría, estrategias y evaluación. Revista Ecosistemas, 2007, vol. 16, no 1.

ALTIERI, Miguel A.; NICHOLLS, Clara Inés. Un método agroecológico rápido para la evaluación de la sostenibilidad de cafetales. 2002.

Barbazán, M. et. al. 2011. Caracterización de materiales orgánicos aplicados en sistemas agrícolas intensivos de Uruguay. Agrociencia. 15(1): 82-92 pp.

Collings G.H. (1969): Fertilizantes comerciales. Sus fuentes y usos. Edición Cubana – Revolución. La HabanaInstituto del LibroCuba

CRUZ, A. Bautista, et al. La calidad del suelo y sus indicadores. Revista ecosistemas, 2004, vol. 13, no 2.

Ecured, microorganismos del suelo, adaptado de  Collings, disponible en: https://www.ecured.cu/Microorganismos_del_Suelo

HAYNES, Richard J.; NAIDU, Ravi. Influence of lime, fertilizer and manure applications on soil organic matter content and soil physical conditions: a review. Nutrient cycling in agroecosystems, 1998, vol. 51, no 2, p. 123-137.

JULCA-OTINIANO, Alberto, et al. La materia orgánica, importancia y experiencia de su uso en la agricultura. Idesia (Arica), 2006, vol. 24, no 1, p. 49-61.

LÓPEZ MTZ, José Dimas, et al. Abonos orgánicos y su efecto en propiedades físicas y químicas del suelo y rendimiento en maíz. Terra latinoamericana, 2001, vol. 19, no 4.

MATUS, Francisco J.; MAIRE, G.; CHRISTIAN, R. Relación entre la materia orgánica del suelo, textura del suelo y tasas de mineralización de carbono y nitrógeno. Agricultura Técnica, 2000, vol. 60, no 2, p. 112-126.

OBANDO JIMÉNEZ, J. J.; FONSECA CASTRO, C.; RAMÍREZ MORA, G. Efecto de la interacción de la fertilización química y orgánica sobre la producción de café. En 3. Seminario Resultados y Avances de Investigación 1998Jun 1999San José (Costa Rica). Instituto del Café de Costa Rica, San José (Costa Rica), 1999.

PÉREZ, Rosalía Moreno, et al. Fertilización y corrección edáfica de suelos agrícolas con productos orgánicos. Tecnología y desarrollo, 2011, vol. 9, p. 34.

SILVA, A. La materia orgánica del suelo. Montevideo: Facultad de Agronomía. 34p, 1998.

SIX, J., et al. Sources and composition of soil organic matter fractions between and within soil aggregates. European Journal of Soil Science, 2001, vol. 52, no 4, p. 607-618.

SOTO, Gabriela; MUÑOZ, Claudia. Consideraciones teóricas y prácticas sobre el compost, y su empleo en la agricultura orgánica. 2002.

ZAGAL, Erick; CÓRDOVA, Carolin. Indicadores de calidad de la materia orgánica del suelo en un Andisol cultivado. Agricultura Técnica, 2005, vol. 65, no 2, p. 186-197.

By |2018-01-30T20:45:12+00:00enero 30th, 2018|CURSO FERTILIZACION, Soy caficultor|0 Comments